Colegiata de Alquézar

Compartir
Vota:
Alquézar

Encaramado sobre una gran mole rocosa se encuentra la majestuosa Colegiata de Santa María la Mayor, la cual atesora múltiples tesoros que desde aquí podrás conocer.

El origen del conjunto se encuentra en una fortificación árabe construida en el siglo IX y encargada por Jalaf ibn Rasid, con motivo de las luchas contra los carolingios que ocuparon el condado de Sobrarbe. De este periodo no se conservan aparentes restos arquitectónicos.

En 1064, tras la toma de Barbastro por el rey Sancho Ramírez, la fortaleza pasa a manos cristianas y se establece una guarnición militar y una comunidad religiosa. Se construyen varias edificaciones, militares y defensivas unas, y religioso otras. El conjunto está rodeado por una muralla de doble lienzo almenado y protegido por varios torreones; uno de ellos utilizado posteriormente por la colegiata como campanario. A la plaza superior se accede a través de una puerta dovelada y mediante una rampa escalonada en zig-zag.

La fundación canónica de Alquézar fue ordenada por el rey Sancho Ramírez y confiada al abad Sancho y adscrito al monasterio de San Cucufate en Lecina, entre los años 1071 y 1074. En 1074 el rey Sancho Ramírez hizo un intento de crear una canónica, aunque en 1080 pasó a pertenecer a Roda de Isábena.

El claustro, cuya primera noticia documental es del siglo XIII, es de planta trapezoidal abierto a las crujías mediante arcos de medio punto que apean sobre columnas pareadas. Destacan los seis capiteles historiados de la primera mitad del siglo XII que, a excepción de dos, relatan temas del Génesis: Creación de Adán, donde la Trinidad se representa con un cuerpo y tres cabezas; Tentación de Adán y Eva; Abel decapitado por Caín; Consagración de la iglesia en 1099; el Diluvio Universal e Historia de Abraham.

En el claustro se abren varias capillas, como la de San Antonio con bóveda de crucería y decoración en estuco y la capilla de San Fabián y San Sebastián, por la que se accede a la torre campanario.

En los muros existen pinturas murales que van desde el siglo XV al XVI, dedicadas a la Infancia y la Pasión de Jesús. A la infancia corresponden las escenas de la Anunciación de María, el Nacimiento de Jesús, la Epifanía, la Presentación del Niño en el Templo, la Huida a Egipto y el bautizo San Juan Bautista. En la zona superior se representa el final de su vida pública, la Pasión y Muerte recogidas en la Santa Cena, Jesús orando el huerto, la traición de Judas, el lavatorio de Pilatos, el Calvario, la negación de San Pedro y la Crucifixión de Cristo.
De la primitiva iglesia románica sólo se conserva parte del muro meridional y el atrio porticado que hoy vemos integrado en el claustro. El ingreso al templo se hace mediante una puerta cobijada bajo un doble arco, conopial el inferior y apuntado el superior. En el tímpano que se aloja una escena compuesta por la Virgen sedente con Niño flanqueada por dos ángeles músicos.

En el primer cuarto del siglo XVI se iniciaron las obras de remodelación de la iglesia. En 1525 se adjudicó la obra al maestro Juan de Segura. Los trabajos consistieron en la ampliación longitudinal de la iglesia por la cabecera y por los pies. La iglesia que hoy vemos es de una sola nave, cubierta con bóveda estrellada, a la que con el tiempo se fueron añadiendo las diferentes capillas. A lo largo del siglo XVII se realizó la capilla de San Nicostrato, excavada en la roca para dar cobijo al cráneo del mártir romano, adquirido por la prioral en el año 1575. Barroco es el retablo y decoración de la capilla dedicada a San Juan Bautista. De comienzos del siglo XVII es la Capilla de la Virgen del Rosario.

El retablo Mayor está dedicado a la Asunción de la Virgen y vino a sustituir a otro anterior gótico. Se adaptó a los nuevos tiempos introduciendo el moderno elemento del expositor del Santísimo Sacramento, característico de los retablos aragoneses. Se desconoce su autoría, aunque es sabido que en 1580 trabajó el pintor oscense Juan Ortiz. De tipología similar al retablo de San Miguel, en la seo zaragozana. En la calle central, bajo una hornacina, hay una imagen de la Asunción de la Virgen. En el resto del retablo se narran diversas escenas del ciclo iconográfico de las vidas de la Virgen y Jesús. En el banco se representan escenas de la Pasión de Cristo y en el ático su Crucifixión

La familia Lecina sufragó en 1615 la realización de la Capilla del Santo Cristo, presidida por una talla de madera de Cristo Crucificado; fue tallada en el siglo XIII y se inscribe en un periodo artístico de transición. De este modo, conserva rasgos propios del románico como es la disposición de los pies separados y con dos clavos, pero introduce ya elementos característicos de la iconografía gótica. Su figura estilizada y la serenidad del rostro lo alejan del románico.

(Fuente :www.parqueculturalriovero.com)

Enlaces de interés:

VISITA VIRTUAL AL INTERIOR DE LA COLEGIATA.

http://www.somontano.org/alquezar/

http://www.parqueculturalriovero.com/bloques/pc_iglesias11.php


Ayuntamiento de Alquézar - C/ Iglesia s/n - 22145 Alquézar (Huesca) - Tel. 974 318 960 - email ayuntamiento:  alquezar@somontano.org

 


Siguenos en: Agreganos a tus RSS
  • Diputación de Huesca

Ayuntamiento de Alquézar - C/ Iglesia s/n - 22145 Alquézar (Huesca) - Tel. 974 318 960 - email ayuntamiento:  alquezar@somontano.org